El movimiento ecuménico es la respuesta de la Iglesia a la oración de Jesús por sus discípulos 17:21 “que todos seamos uno”. Oramos por la unidad y participamos en diálogos ecuménicos, para nutrir un espíritu de comprensión y respeto, mientras colaboramos activamente en las oportunidades de misión y ministerio